♥♥♥

domingo, 23 de junio de 2013

Me levante esta mañana prendida a mis auriculares, me vine al laburo, y ahora estoy acá, sentada frente a la vidriera gigante que tiene, mirando como poco a poco sale el sol. Me hace pensar demasiado, no se por qué, nunca le encontré explicación a eso y aunque quisiera creo que seguirá sin haberla. Como puede ser que una bola de fuego tenga tantas cosas? Explosiones dentro suyo, gases tóxicos, tanta fuerza como para quemar y atravesar capaz sumamente duras, complicadas, que sirven para cuidarnos.
Me hace acordar mucho a vos, porque sos igual a esas descripciones, sos igual al Sol. Explotas con tu enojo, me intoxicas, conseguiste atravesar esa coraza que me cubría y llegar a mi corazón y alma, me dejaste sin cuidado alguno expuesta a miles de cosas, de sentimientos, de dolores, y de verdades que hubiera preferido no conocer con mi corta vida. 
Pero a pesar de todo eso, tenías algo que conseguía alegrar mis días de la misma manera que el Sol, alumbrándome cuando me miras, encandilándome si te miraba fijo, conseguías que hasta los días mas lluviosos sean lindos, era como cuando llueve y sale el sol, de esa misma manera. Eras mi Sol pero de carne y hueso, tan destructivo y dañino al igual que él. Pero a pesar de todo, no lograste quemar mi vida entera, sigo viviendo.

esto lo escribí ayer, pero recién hoy lo pude publicar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario