♥♥♥

viernes, 11 de octubre de 2013

Situación de vida.

Hoy me tocó a mí, y mañana le puede tocar a cualquiera.
Son situaciones que no se elijen, que se dan porque sí, que te enseñan a vivir, que te hacen madurar y te enseñan lo que son los amigos. Esos que te bancan en todas, esos que se ponen mal al saber que vos estás mal.
Es una situación de vida, una situación que me ayuda a reflexionar y entender cosas, que me ayuda a unirme más a mis amigos, una situación que me ayuda a madurar.

Agresión, la agresión es lo que me llevó a estar ayer 3 horas en la sala de un hospital para poder ver a un amigo. No juzgo a nadie, ni a mi amigo internado, ni al que le pegó. Él se lo buscó lo admito. Pero el dolor y la angustia que se siente ver llorar a tus amigos por sentirse culpables es inexplicable. Con 15 años, ya me tocó vivir varias veces situaciones así, y creo que fueron esas situaciones las que me llevan a ser quién soy hoy. No digo ser la persona más madura, ni tampoco la más inmadura, tengo mis errores y mis chiquilinadas como cualquiera. Pero me tocó aprender a entender este tipo de situaciones y salir adelante. Ayer era yo quien consolaba a mis amigos por el hecho de que se sentían culpables al no haber hecho nada para evitar esa pelea. Intenté ser más fuerte que ellos y no llorar, pero verlos así me partió el alma y todo lo que no lloraba hace meses lo lloré en ese entonces.
Fue ahí que me di cuenta lo mucho que me importan y lo poco que todos valoramos a alguien.
Pasaron dos días de la pelea y ya tenemos noticias buenas de Santiago, se encuentra en coma inducido pero en un buen estado y está consciente. Amigos míos lo fueron a ver hoy y ya se encuentra mejor. Al saber esto estamos todos mucho mejor.

Lo que aprendí fue lo mucho que se puede unir un curso en situaciones como está, en lo muy careta que puede ser la gente que decía ser su amiga y ni siquiera se acercó al hospital. Aprendí que hoy por vos, mañana por mí. Y como él tantas veces nos ayudó, ayer nos tocaba a nosotros ayudarlo a él, demostrarle que tenía nuestro apoyo a pesar de todo, que estábamos con él en este momento tan difícil tanto para él como para nosotros que nos tocó vivirlo desde afuera. Tuvimos que hacer más de una vez oídos sordos. Porque los tontos hablan sin saber nada, todos tienen versiones distintas y se creen piolas al gastar en una situación así.

Gracias a Dios se encuentra bien, y el curso está mucho más tranquilo. Es un alivio. Esto nos sirvió a todos para calmarnos un poco de todas formas! Una nueva situación de vida, un nuevo aprendizaje

4 comentarios:

  1. Madre mia, gracias a Dios, nunca he vivido una situación de esas y supongo que tiene que ser muy duro, la verdad no lo se. Realmente, nunca he tenido especial relación las personas, seguramente porque toda la gente en la que he confiado, me han clavado una espada por la espalda, pero cada persona es como es.
    Una de las cosas que dicho en el texto, me recuerda a un filosofo español, Ortega Y Gasset, que decía ''yo soy yo y mi circunstancia''.
    Ya que cada persona es como es, por sus genes, por todas las cosas que le han pasado a lo largo de su vida y por su entorno.
    Espero que tu amigo esté mucho mejor, y se recupere pronto. Un beso.
    Ah! y no tengas miedo de llorar, llorar es bueno para desahogarte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte hoy lo pudé ver y se encuentra mejor. Muchas gracias por comentar!

      Eliminar
  2. A mi me ah tocado igual que a ti estar en este tipo de situaciones. Espero que tu amigo este mucho mejor por que es feo que alguien a quien quieres mucho este así. Tienes un bonito Blog. Espero tenerte nuevamente por el mio. Ya te sigo Bonito Blog. ♥

    ResponderEliminar