♥♥♥

domingo, 17 de noviembre de 2013

Hace días llevo pensando en escribir una entrada, la verdad es que no me sentía bien con ninguna de las cosas que escribía, hasta es más no creía que esas cosas salieran de mí. En verdad, no eran sentimientos míos, era una máscara tratando de demostrar que estaba mal, que tenía problemas o algo así, lo peor aún que me encuentro mejor que nunca, disfrutando de la vida, de los pequeños momentos que me brindan mis amigos y mis viejos, el estar con ellos, disfrutándolos es una de las pocas cosas que admiro de la vida.
Ayer fui al cine con mis amigos, una de las tantas cosas que no hacíamos hace mucho, y nos decidimos por ver "Cuestión de tiempo". La película trataba de un padre e hijo que podían volver al pasado, pero realizar las cosas que en el momento habían arruinado, para arreglar algo, o simplemente para cambiarlo. Lo cual eso cambiaba toda la historia, la cosa cambiaba cuando después de un nacimiento si él volvía hacía el pasado el hijo ya no era el mismo, lo cual el nombre tampoco. Estaba por morir su padre y él volvía el tiempo atrás para poder revivir todos aquellos lindos momentos que tuvo con él una vez más, hasta que su mujer decidió querer tener un hijo más, con esto, él ya no podría volver el tiempo atrás y debería de despedirse completamente de él ; Revivió un momento, cuando él tenía 7 años, que corría con su padre por la playa y reía felizmente, jugó una vez más ping pong con él como lo hacía siempre y decidió despedirse, y dejando en su mente los momentos más hermosos que pasó junto a él. Su padre le había dicho que reviva todos los días, que el primer día sea un día común con todos los problemas y dolores de cabeza, y que al repetirlo, disfrute de cada una de las pequeñas cosas que no había podido disfrutar. Por último decidió dejar de revivir los días y disfrutar al máximo cada día como si fuera el último.

Me dejó una gran enseñanza, en verdad, nunca disfrutamos de las cosas, capaz aveces sí, pero por lo general no. Salí de ahí con una nueva forma de ver las cosas, con ganas de disfrutar y de vivir, con ganas de que mis viejos sean eternos al igual que mi hermano, mi abuela, mis tíos y mis primos. Con ganas de volver a querer a alguien, con ganas de ser feliz con la persona que conocí (me animé), con ganas de mil cosas!
Pocas veces una película me deja alguna enseñanza

jueves, 7 de noviembre de 2013

Te dejo que te vayas con la lluvia de hoy.

Es difícil explicar lo que siento cuando te veo, y saber que hoy ya no ocupo en tu vida ni la mitad de lo que antes podía llegar a ocupar. Ya no soy la dueña de tus besos, ni sonrisa, y ya no soy yo a la que le decís cosas para hacerla feliz. Ya no estoy al lado tuyo y días como hoy no me encuentro con vos en una plaza abajo de la lluvia como solíamos estar. Nada nos importaba, nadie nos paraba, nadie nada, eramos solo nosotros en esos momentos. 
No vengo a escribir solamente para recordar lo feliz que me hacías, si no también a despedirme una vez más de vos, no como las otras veces, no por un tiempo, ni un por unos meses, si no, definitivamente. No es que haya dejado de quererte y mucho menos de extrañarte, pero hoy entiendo que mi vida no está junto a vos, que vos decidiste tomar el camino más fácil, ese que te impulsaba a los vicios y a las mujeres, y yo, por mi parte, decidí el camino más difícil, ese que me llevó más de una vez a pelearme con gente por vos, ese que tenía que soportar todo lo que vos hacías, porque te quería. No me quejo, hoy estoy orgullosa de todo lo que te dí, de lo feliz que me hiciste y de lo mucho que me enseñaste.Pero hoy, cierro nuestra historia acá, nuestras vidas no siguen el mismo camino, y aunque así lo quisiera, no hay nada más que yo pueda hacer para cambiarte. 
Me amoldé a tus formas de ser, a tus mal humores, a tus histeriquiadas, y hasta a tus horarios. Me amoldé a tu vida, y a lo que vos querías que fuera, y eso fui, una piba que dependía de vos, con un carácter fuerte, con la fidelidad que vos necesitabas y con las ganas de soportar todos tus errores. Eso fui por vos. Y hoy dejo de serlo.
No es fácil verte todos los días en el colegio, que me sonrías y sentir eso mismo que sentía cuando estábamos juntos. Ya no es igual ver que abrazas a otras y ahora yo no puedo decir 'es mío'. Te dejo. Te dejo a vos, a tu vida, a tu perfume que es el día de hoy uno de los que más me gusta, te dejo tranquilo.
Un año y medio, de idas de vueltas, de besos y abrazos, de risas y llantos. Un año y medio que a pesar de todo, me hizo feliz.
Te dejo que te vayas con la lluvia de hoy y ahogaré tu recuerdo en mis más profundos llantos.
18/5/12- 7-11-13