♥♥♥

domingo, 27 de abril de 2014

No se trata de cuánto, de por qué o en dónde
se trata de vos.

No importa cuanto te enojas,
ni lo mucho que tardes en contestar,
ni las veces que me hagas escenas de celos,
se trata de vos y tus sentimientos.

No me importa que tan lejos o tan cerca estemos,
me importa sentirte, en mi piel, en mi mente y en mi corazón.
Y quizás ni te conozca del todo,
pero aún así me revolucionas.

Y mi corazón estalla como una bomba al llegar al minuto cero,
como un volcán en erupción, 
como un globo chocando con un alfiler,
y todo por vos, por tu ser, por tu forma.

Quizás no llego ni a quererte,
tampoco a amarte, y quizás aún ni te extrañe,
pero quiero sentirte en lo más profundo de mi ser,
en lo más valioso de mí, en lo más hermoso que existe,
en el corazón.

jueves, 17 de abril de 2014

Me levanto todas las mañanas con ganas de sentir, de crecer, de respirar, de formar parte de la vida de alguien más.
Quiero ser ese alguien que un día todos recuerden, marcar la vida de los demás como me marcaron ellos a mi, porque siempre aunque crezcas, aunque te separen abismos, aunque te olvides hasta lo inolvidable, siempre recordarás a una persona, una historia o un momento, y yo quiero formar parte de alguno de ellos, porque tengo la firme y clara idea de que todos venimos con un propósito y que nos marchamos al fin de concluirlos y estoy segura que mi misión es ser feliz, como la muchos otros y marcar la vida de todos y cada uno de ellos que un día me hicieron sonreír, hasta de aquel que además de sonreír me hizo llorar pero también me hizo crecer, porque cuando lloras es porque aprendes y te das cuenta de que las cosas no son como vos querías, soñabas o imaginabas, y sentís que la vida te jugó en contra y lo que realmente no entendes es que lo único que la vida quiere es que crezcas a base de golpes porque así es de la única que aprendes, cayéndote y volviéndote a levantar, es un proceso diario que cumplís día a día cuando cerras los ojos a la medianoche o un poco más y los abrís al momento justo que te llaman y empezas a sentir el aroma a café y el frío en tu cuerpo en cada invierno, entonces te vestís, tomas tu café y salís en busca de una nueva aventura.